lunes, 9 de noviembre de 2009

LA FUGA ORIGINAL

Cuando vi que la La Fuga de Alcatraz estaba basada en hechos reales, me picó la curiosidad de saber quién era el verdadero personaje inspirador del libro en que se basó el guión.
Frank Lee Morris, había nacido en Washington D.C. y a los 13 años ya había cometido su primer delito, siendo detenido varias veces por causas diversas, entre ellas narcotráfico o atraco a mano armada.
Cuando cumplió la mayoría de edad fue trasladado a distintas cárceles. Según los estudios que se le efectuaron, poseía una inteligencia superior a la media, con un coeficiente intelectual de 133.
Morris y los hermanos Anglin, sus compañeros de fuga, poseían una excelente habilidad manual y aprovecharon el taller de la cárcel para construír las rejillas simuladas que tapaban los butrones y las cabezas con las que despitaron a los guardianes durante la noche de su fuga, consiguiendo ganar tiempo, al creer estos que estaban acostados en sus camas.


La película es totalmente fiel a los hechos, y el escenario es el mismo, ya que se rodó en Alcatraz, realmente no se sabe qué ocurrió con los fugados, ya que sus cuerpos nunca aparecieron y se supone, por tanto, que tuvieron éxito. Ahora que Alcatraz está cerrada (se cerró apenas un año después de la fuga), se puede visitar y los americanos que son tan hábiles a la hora de sacar dinero de todo, han montado allí una visita turística, te enseñan la celda de Al Capone y también las que ocuparon Morris y los Anglin, con los agujeros por los que escaparon, además de las cabezas simuladas. Te puedes sentar en las gradas del patio donde Clint Eastwood se sentó con el cabecilla de los negros. Todo ello con unos cascos que te facilitan y en los que vas escuchando una grabación en perfecto spanglish o, si lo prefieres en japonés u otros idiomas, mientras vas siguiendo la raya amarilla.

En las fotos se puede ver al verdadero Frank Morris, su celda y el butrón por el que escapó y una de las cabezas simuladas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada