lunes, 3 de septiembre de 2012

BRIGADOON

Tommy Albright (Gene Kelly) y Jeff Douglas (Van Johnson) realizan un viaje a Escocia pero se pierden en medio del bosque. Allí encuentran Brigadoon, un pueblecito que no figura en los mapas y que encierra una historia de leyenda: Sólo se materializa un día cada cien años.
Los dos hombres hambrientos y agotados deciden entrar en la peculiar aldea y descubren el gran secreto que irá aclarándose gracias a la dulce Fiona Campbell (Cyd Charisse). Tommy se enamora, no sólo de Fiona, sino de Brigadoon y de lo que el pueblecito representa, conforme se acerca el final de la jornada, tendrá que tomar una difícil determinación, quedarse o marcharse, lo que elija será para siempre sin posible vuelta atrás.



Brigadoon no es el mejor musical, ni grandes canciones, ni números musicales que se vuelven míticos, pero sí que tiene el encanto de las fábulas, de los cuentos imposibles. Una peli como esta, con gaitas escocesas y decorados de cartón piedra, seguramente ni se hará, ni resultaría interesante si se hiciese hoy en día, la gente va por historias más crudas o por profundas reflexiones y es que parece como si se nos hubiera olvidado que el cine también sirve para soñar. Brigadoon, más que un lugar físico, quiere ser el retrato de un sentimiento.
Magnífico vestuario, sensacionales los decorados y una fotografía con unos impresionantes juegos de luz a través de la bruma. De todos los números musicales, hay uno muy bonito y de contagiosa alegría, en el que Kelly y Van Johnson, bailán con los habitantes del pueblo una danza basada en las tradicionales escocesas.


Todo resulta bastante surrealista, en ocasiones incluso un tanto grotesco, pero la peli hay que verla con otros ojos y no con los que buscan el análisis, la lógica y la realidad de las cosas, hay que ser capaz de adentrarse en una Escocia que es falsa, pero resulta maravillosa, con mucho de cuento de hadas y un mensaje: El amor puede con todo.




8 comentarios:

  1. Muy buena. Los sonidos de las gaitas, el baile de Cyd Charisse y las ganas que le pone Gene Kelly -y lo bien que lo hace todo-. son razones para ver esta maravilla (oye, hasta el soso de Van Johnson canta, lo del baile ya es otra cosa...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por momentos, parece que a Kelly le cuesta un poco seguir a Cyd Cherisse cuando bailan y mira que el tío estaba en forma, pero ella es de lo más elegante.

      Eliminar
  2. Creo que no la he visto, al menos no la recuerdo, pero vamos me dejas informado.

    Saludos Trecce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la recuerdo, aparte de esta vez que la he vuelto a ver, de aquellas pelis que ponían antaño los sábados por la tarde.

      Eliminar
  3. Este desempolve que Trecce trae hoy me anima a verla de nuevo. Minnelli es un director revisionable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué claro tenía eso de que el cine es una fábrica de sueños y qué bien lo hacía.

      Eliminar
  4. No la conozco, pero por lo que cuentas, merecerá la pena agenciársela uno para verla.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una peli amable, de las que ya no se hacen ahora, creo yo.

      Eliminar