miércoles, 3 de julio de 2013

TRES CUENTOS (GUSTAVE FLAUBERT)

Es la última de las obras de Flaubert publicada en vida del autor.
No era la primera vez que el escritor francés escribía relatos que responden al formato de cuentos, pero estos son los que tienen carta de naturaleza por sí mismos ya que siempre se publicaron juntos.
El primero de los relatos, "Un corazón simple", es la historia de Félicité, una mujer cándida que sirve a la familia de una viuda. Es el retrato de una persona sencilla, pero también el de una sociedad en la que el intercambio entre clases sociales es sumamente complejo.
"La leyenda de San Julián el Hospitalario", un relato con fondo religioso al que el autor despoja de su carga moralizante. Narra la vida de un noble que obtiene un sádico placer al matar a las piezas que caza y que arrastra la terrible maldición de que un día matará a su padre y a su madre. Me recuerda mucho aquellas leyendas medievales que rescataron los autores románticos, por ejemplo en España Bécquer en sus leyendas.
El tercer y último de los cuentos es "Herodías", el conocido relato bíblico sobre la relación entre Herodes, Salomé y la hija de ésta, Herodías, que pide la cabeza de Juan el Bautista por el que se siente injuriada al haber denunciado su unión pecaminosa y adúltera con Herodes. Muy en la línea de su novela Salambó, pues como en ésta parte de un hecho histórico para reflexionar sobre determinadas situaciones de la naturaleza y las relaciones entre hombre y mujer y como en la novela sobre Cartago, tenemos a una mujer fatal que conduce al hombre a una especie de destino del que no puede escapar.
Los tres cuentos se leen con agrado y las historias mantienen en todo instante el interés del lector.




4 comentarios:

  1. No menos importantes que sus anteriores novelas.
    Son ellos una muestra de lo que decía a su amigo Louise Colet en carta del 16 de enero de 1852: "Las obras más bellas son las que tienen menos materia". Buena crítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no todo el mundo tiene el don de llevar a cabo.

      Eliminar