lunes, 19 de octubre de 2015

LA NARANJA MECÁNICA

Alex (Malcolm McDowell), Pete (Michael Tarn), Georgie (James Marcus) y Dim (Warren Clarke), están en el bar lácteo Korova consumiendo leche-plus, que lleva unos aditivos que les excitan y les dejan preparados para una noche de ultraviolencia. Durante ella, darán una paliza a un anciano borracho; se enfrentan en el viejo casino abandonado a una pandilla rival dirigida por Billyboy (Richard Connaught) que están preparados para violar a una chica y asaltan la vivienda de un escritor al que dejan inválido de la paliza que le propinan tras hacerle presenciar la violación de sus esposa.
Al día siguiente, Alex tiene una disputa con sus drugos (los miembros de su pandilla), tras la que acaba golpeando a dos ellos para reafirmar su autoridad, sin embargo, ellos no lo olvidan y esto tendrá consecuencias más adelante, cuando van a asaltar la casa de una mujer que vive con sus gatos, a la que Alex mata con una escultura. La mujer había sospechado de ellos y había llamado a la policía, que llega al lugar y pilla a Alex infraganti, porque había sido atacado por sus propios compinches en venganza de sus pasadas rencillas.
Alex es condenado a prisión, donde se hace amigo, por conveniencia, del capellán y, en una visita del ministro del interior, hace un comentario y es elegido para recibir experimentalmente el tratamiento Ludovico, que supuestamente le va a curar de su actitud violenta


El guión se basa en una novela del mismo título del británico Anthony Burgess. Para evitar problemas con la edición para norteaméricana, el autor autorizó en su día que el último capítulo de la misma fuera suprimido, al parecer esta era la edición que Kubrick leyó para redactar su guión, con lo cual, el final de la película toma un sesgo diferente al de la novela, algo que disgustó a Burgess, creyente católico, que había querido transmitir el mensaje de que el libre albedrío debe primar sobre la buena conducta cuando esta es condicionada y que el hombre debe aprender a perdonar las ofensas por duras que sean. Burgess sabía de lo que hablaba, porque en su propio entorno había sufrido una tremenda afrenta, cuando un grupo de soldados norteamericanos violó salvajemente a su esposa durante una noche de apagón en Londres en 1944, algo que le dejaría secuelas ginecológicas de por vida y que le hizo sufrir un aborto, ya que estaba embarazada.


El hecho más controvertido de los que originó el film (la novela era prácticamente desconocida cuando se estrenó la película), fue el de las interpretaciones a que dio lugar y las consecuencias que originó. El mensaje fue malinterpretado en algunos círculos, que se quedaron con lo que les convenía y dio origen a una serie de atentados contra indigentes y otras minorías en lugares, sobre todo, de Inglaterra, lo que originó amenazas a la familia de Kubrick y la posterior reacción de este, forzando a la Warner (hasta ahí llegaba la influencia que tenía el realizador en la gran productora), para que retirara la película de los cines británicos. En suelo inglés no se volvió a exhibir hasta la muerte de Kubrick.
Y todo esto, a pesar de que el realizador y guionista, suavizó algunas de las cosas que están en el libro de Burgess, como la escena en que invita a las chicas que están en la tienda de libros a su casa y allí montan una fiesta sexual; en el libro son dos niñas de apenas diez años, a las que droga y viola.


Estamos ante una película que rompió muchos moldes, con una estética rompedora, una maravillosa adecuación de la música a las imágenes y unas interpretaciones muy logradas.
¿Que causó contestación en algunos ambientes?, pues sí, pero eso es harina de otro costal, en la que no deseo entrar, porque hay mucho de hipocresía alrededor de ciertas opiniones.
La naranja mecánica es una película de culto, para algunos críticos la película perfecta y su lugar en la historia del cine, nadie se lo va arrebatar, mal que les pese a algunos.




6 comentarios:

  1. Es verdad que esta película resultó nominada en los Premios Oscar en Globo de Oro, pero no me gusta.. Me resultó desagradable por exceso de violencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho es una de las pocas nominadas a esos premios que tenían la calificación X en el cine norteamericano.

      Eliminar
  2. En su día dio guerra y bastante que hablar. Creo que está muy bien, porque películas de este tipo creo que no se habían hecho.

    Abrazo Trecce

    ResponderEliminar
  3. Kubrick es mi pastor, nada me falta. El genio del Bronx estaba en su época de esplendor creativo. La novela de Burgess tenía su complejidad para adaptarla, K. le echo talento e hizo una película excepcional, por su reflexión sobre la moral, el libre albedrío, el cinismo, y sobre el arte. La música de Beethoven sirve para excitar las fantasías de Alex, como para animarlo a lanzarse por la ventana; el arte debe cumplir su misión primordial: excitar, sorprender, provocar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríamos escribir folios y folios y no acabaríamos.

      Eliminar