miércoles, 12 de abril de 2017

LA NOVENA PUERTA

A Dean Corso (Johnny Depp), “cazador de libros a sueldo” y mitad amigo, mitad socio del librero Bernie (James Russo) le piden que tase la colección de un bibliófilo que está impedido en su silla de ruedas, Corso aprovecha para llevarse a bajo precio una codiciada edición del Quijote. Al poco, Corso acepta otro encargo que le hace un conocido coleccionista de libros sobre el diablo, llamado Boris Balkan (Frank Langella): indagar sobre la autenticidad de un ejemplar –de los tres que aún se conservan–del misterioso De Umbrarum Regni Novel Portis (El Libro de las Nueve Puertas del Reino de las Sombras), una especie de manual para invocar al diablo y por causa del cual el impresor Aristide Torchia fue quemado en Venecia en 1667 por la Inquisición, junto a todos sus libros. Uno de los ejemplares está en posesión de Balkan, pero este sospecha que de los tres que señalan los catálogos que se salvaron de la hoguera, sólo uno es auténtico y quiere saber cuál de ellos.
Corso, escéptico, acepta el encargo y tiene que volar a Sintra, en Portugal, y París en Francia, para ponerse en contacto con los propietarios, Victor Fargas (Jack Taylor) y la baronesa Kessler (Barbara Jefford) y encontrar el ejemplar genuino. Antes de viajar a Europa, la viuda Liana Telfer (Lena Olin) quiere recuperar el libro que Boris Balkan dice le compró a su marido poco antes de que se suicidara, para lo que no duda en mantener relaciones sexuales con Corso, pero este no acepta su oferta. Cuando Corso vuelve a la librería de Bernie, bajo cuya custodia ha dejado el libro, se encuentra con su amigo asesinado en la misma posición de uno de los grabados del libro. Corso viaja a Toledo, España, para entrevistarse con los hermanos Ceniza (José López Rodero), conocidos impresores y encuadernadores, para aprender más acerca de Las Nueve Puertas. Durante su viaje en Europa, Corso es perseguido por Liana y su guardaespaldas, que pertenecen a la secta de la Orden de las serpientes de plata, siendo protegido por una misteriosa chica con poderes sobrenaturales. Mientras tanto, los propietarios de los otros dos ejemplares de Las Nueve Puertas van siendo asesinados. Corso se obsesiona con el libro y el misterio que encierra.


El guión, en el que colaboró Enrique Urbizu, se basa en el libro de Arturo Pérez-Reverte "EL Club Dumas", la novela que según su autor, le dio el espaldarazo como escritor y le hizo ver por primera vez con certeza, que podía vivir de lo que escribiera.


Cuando Pérez-Reverte contempló el éxito de la novela de Umberto Eco "El nombre de la Rosa" en España (también en otros países, por supuesto), se dio cuenta de que existía un amplio nicho de lectores que se interesaban por un tipo de novelas que a él le apetecía escribir y para las que estaba convencido que no existía mercado en nuestro país y fue cuando decidió embarcarse en la aventura del Club Dumas. Si con su novela alcanzó un éxito innegable y se vio publicado en más de cincuenta países, la adaptación cinematográfica no corrió la misma suerte que la novela de Eco.


Y es que Polanski construye una historia que arranca de maravilla, captando la atención del espectador y manteniéndola durante la primera parte del film, para ir decayendo poco a poco, hasta llegar a un final en descenso libre. Si a esto le unimos la duración del film, nos encontramos ante una película que promete al inicio y que decepciona durante buena parte del desarrollo posterior.
Quizá esa decepción es lo que le hace a uno menos condescendiente con todos los errores que restan credibilidad al relato y que hemos ido contemplando a lo largo del film, como ese libro de pastas inmaculadas y de níveas hojas, ¡por favor!, podían haberse esforzado un poco para que pareciera antiguo. O cuando vemos a Corso regresar tranquilamente al hotel donde se aloja en París, mientras la casa de la baronesa se quema, con ella dentro tras haber sido asesinada. La secretaria de la baronesa conoce a Corso y ha tropezado (literalmente) con él en las escaleras y el tipo regresa al hotel como si tal cosa. De estas incongruencias hay alguna más, que conste.
El film resulta entretenido, sin más, fracasando en la deriva que va tomando de ser una película de intriga a un relato de acción.




4 comentarios:

  1. Lástima que la peli haya sido una decepción. Leí el Club Dumas de P. Reverte cuando salió y me gustó mucho. Son las historias que a mi edad más me gustan porque ahora ya no aguanto rollos literarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que la película no hace justicia a la novela.

      Eliminar
  2. La vi hace tiempo y creo que bastante floja; además Polanski no es santo de mi devoción.

    Que lo pases bien Trecce.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Polanski estaba obsesionado con este tipo de películas sobre satanismo y temas similares y estaba pidiendo a voces un cambio de estilo, fue cuando decidió rodar "El pianista" y creo que le fue bien abandonar estos otros temas.

      Eliminar